Constituir una Empresa en México siendo Extranjero

Por Iñigo Alkorta
Sep. 17, 2018

México es un país muy atractivo para los inversionistas extranjeros, tal como lo muestran las cifras de Inversión Extranjera Directa (IED) que anualmente aumentan. De acuerdo con la Secretaría de Economía, durante el 2017, la IED alcanzó los $29,695 mdd y en 2018 las cifras del primer trimestre batieron récords, con un incremento del 19.6 % con respecto al ejercicio anterior. Por su vocación turística, Puerto Vallarta también está en el foco de inversionistas extranjeros y, año con año, aumentan las empresas que se establecen en el destino, sobre todo en el sector turístico.

¿Cuáles son los motivos que atraen a la inversión extranjera y al establecimiento de nuevas empresas tanto en México como en nuestro destino? ¿Cuáles son los requerimientos y pasos a seguir para constituir una sociedad? Para contestar a estas preguntas, nos acercamos a Teresa López, abogada especialista que trabaja para la firma legal MexLaw.

Un Mercado Regulado y muy Atractivo

De acuerdo con la experta, México presenta beneficios más allá de los económicos, de competencia y de mercado. “Nuestro país cumple con los estándares que el derecho internacional tiene a favor del inversionista extranjero, tales como el ‘Fair and Equitable Treatment Standard’ (Trato Justo y Equitativo) y ‘Full Protection and Security’ (Protección y Seguridad Plena). En caso de grandes proyectos con desarrollo e impacto a la nación, la implementación de cláusulas como la ‘Umbrella Clause’, que proporciona un alto grado de seguridad a los inversionistas extranjeros que tienden a colocar capital en nuestro país”.

Con respecto al atractivo, en el caso de Vallarta · Nayarit, López comenta que ofrece un equilibrio entre seguridad, paisajes e infraestructura. “Esto permite que los inversionistas encuentren una vasta gama de oportunidades para desarrollar un proyecto en los sectores de entretenimiento, construcción/inmobiliario, hotelero y alimentario; los cuales muestran un crecimiento frenético”.

¿Es Fácil Constituir una Sociedad en México?

“Depende del tipo de proyecto que tengan los inversionistas, ya que existen varios matices que se deben observar con respecto al número y tipo de socios y personas involucradas, las actividades económicas que se planteen, el patrimonio que se le va a destinar, el corporate governance a determinar y la manera en que se va a representar su capital social. Todos estos factores influyen sustancialmente en la complejidad y el proceder de constituir una sociedad en México”, explica. Además, subraya que, aunque puede ser algo complejo, no es difícil. “Con la asesoría adecuada, se pueden obtener en tiempos razonables, con grandes ventajas y haciendo uso de la vasta gama de ordenamientos nacionales e internacionales para el óptimo crecimiento y desarrollo de una inversión bien planteada”.

Tipos de Sociedades que se Pueden Constituir

Según Teresa López, las sociedades más comunes se clasifican en tres grandes grupos. Las personales, donde entra la Sociedad en Nombre Colectivo y cuya responsabilidad de los socios que forman parte de ella es ilimitada, es decir, afecta tanto al patrimonio de la sociedad como el patrimonio de cada socio frente a obligaciones ante terceros. Mixtas, como la Sociedad en Comandita Simple y Sociedad en Comandita por Acciones, en las cuales algunos socios por sus facultades y calidad dentro de la sociedad tienen responsabilidad ilimitada y otros tienen responsabilidad limitada. Y las más conocidas, que son las que solo comprometen el haber social, es decir, el patrimonio social y no el personal, de las cuales, las más utilizadas son la Sociedad Anónima y de Responsabilidad Limitada.

Requisitos para Crear una Empresa en México

· Denominación o razón social

· Socios (nombre, domicilio y nacionalidad. El número de socios depende del tipo de sociedad que se elija, por lo general son dos)

· Objeto social (que dicta la capacidad jurídica)

· Los órganos sociales con sus facultades previstas (ya sea consejo de administración o único administrador, consejo de vigilancia —que es opcional— y asamblea —que es el órgano superior de la sociedad—)

· Domicilio social (pudiendo también señalar sedes operacionales)

· Capital social con su forma de representación (partes sociales/acciones), forma de distribución de utilidades y pérdidas, así como duración, supuestos de disolución y liquidación, entre otros.

Proceso

Para obtener el estatuto y acta constitutiva de una sociedad, Teresa López explica lo siguiente: “En primer lugar, definir el proyecto de la inversión con todos los contenidos y matices expresados. Después, llevar a cabo el proceso de selección de la denominación de la sociedad ante la Secretaría de Economía —al obtener la autorización del nombre solicitar ante el mismo organismo el permiso de uso y esperar su resolución—. Una vez obtenida, llevar a cabo el proceso para formalizar y protocolizar ante un notario o corredor público. Hecho este proceso, se somete a su inscripción ante el Registro Público de Comercio para su formalización y para que se produzcan los efectos jurídicos ante terceros, siendo ya una sociedad mercantil completamente regular. Posteriormente y contando con la documentación en regla de los socios, registrar ante el Servicio de Administración Tributaria para expedir el Registro Federal de Contribuyentes. Con esto, la sociedad se encontraría lista para comenzar operaciones, aunque cabe aclarar que una vez realizados todos estos pasos y se cuente con socios extranjeros, se debe acudir al Registro Nacional de Inversión Extranjera para llevar a cabo el registro de la sociedad y reportar formalmente que existe participación foránea en ella”.

Restricciones: Tipo de Negocio, Participación de Socios y Calidad Migratoria

Teresa López menciona que la Ley de Inversión Extranjera ha reducido los sectores económicos donde al extranjero le restringen de forma total o donde limitan su participación. “Los sectores donde el extranjero imperativamente no puede participar como inversionista, aparte de aquellas actividades reservadas exclusivamente al Estado, son el transporte terrestre nacional de pasajeros, turismo y carga —no incluye paquetería y mensajería—, las instituciones de banca de desarrollo, donde el gobierno tenga una participación o interés directo y los sectores donde se de la prestación de servicios profesionales que expresamente señalen las disposiciones legales aplicables”.

Con respecto a la participación en las sociedades, López comenta que la Ley de Inversión Extranjera limita su participación al 10 % en sociedades cooperativas de producción y 49 % en actividades tales como servicios portuarios de navegación interior y de administración portuaria, así como en impresión y publicación de periódicos de circulación exclusivamente nacional, radiodifusión (donde rige el principio de reciprocidad internacional), fabricación y comercialización de armas y/o explosivos.

Finalmente, en relación a la calidad migratoria de los inversionistas, la especialista indica que “en el caso de los extranjeros, ya sean personas físicas o morales, también nuestro marco jurídico permite su participación en una sociedad mexicana, pero siempre observando las limitantes de la Ley de Inversión Extranjera”.

Los socios extranjeros pueden ser visitantes o residentes, pero es importante señalar que la residencia temporal o permanente les permite involucrarse en los organismos gobernativos de la sociedad (facultad que no tienen los socios en calidad de visitantes/turistas). “Los inversionistas extranjeros gozan de los mismos derechos y obligaciones establecidos en el estatuto de la sociedad, así como en las leyes secundarias que también regulan a los nacionales”.

Constituir una Empresa en México siendo Extranjero