Vivienda Vertical: La Tendencia de Crecer Hacia Arriba

Cifras de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI) señalan que el 57 % de la construcción en la Zona Metropolitana de Guadalajara corresponde a viviendas verticales. El explosivo crecimiento demográfico, aunado a la necesidad de vivir en espacios con fácil acceso a servicios básicos, han cambiado los planes de edificación hacia proyectos de vivienda vertical. Además, el desarrollo de este tipo de proyectos debe perseguir un principio de sustentabilidad y que le apuesten a la recuperación de la ciudad.

Vivienda Vertical: La Tendencia de Crecer Hacia Arriba

 

La construcción de viviendas verticales mantiene el acelerador en la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG). La necesidad de vivir en un espacio más céntrico que permita reducir los costos y tiempo de traslado y tenga el acceso fácil a servicios básicos, han direccionando los planes de edificación hacia las alturas.

Actualmente, el 57 % de la construcción de vivienda en la ZMG es vertical, destacó Georgina Ochoa, presidenta de AMPI Guadalajara, quien estimó que hay cerca de 180 proyectos de esta modalidad, en diferentes etapas, en la ciudad.

La verticalidad ha tenido un crecimiento evidente que ha dominado la tendencia de vivienda y ha transformado el paisaje urbano. Hace cinco años, en la ZMG se construían cerca de 30 torres al año, cifra que se ha duplicado.

“Hace 10 años se construían alrededor de 10 a 15 torres al año y hace cinco años alrededor de 30. Actualmente, podemos hablar de 60 torres al año”, compartió Ochoa, quien dijo que las zonas con mayor demanda son Chapultepec, la Minerva, Providencia, Puerta de Hierro y la colonia Americana.

La vivienda vertical se ha convertido en la apuesta más fuerte de los desarrolladores para satisfacer las necesidades de un sector que busca vivir cerca de escuelas, plazas comerciales, bancos, centros de trabajo y otros servicios que garanticen una mejor calidad de vida y condiciones de seguridad.

“La plusvalía aumenta, pues mejoran los servicios y hay mayor economía para los negocios de la zona. También hay mayor seguridad, pues al haber mayor densidad de población se demandan más servicios públicos y mantenimiento municipal; se hace comunidad”, dijo Ochoa, quien vislumbra a la verticalidad como una tendencia que seguirá cambiando la fisionomía de la ciudad.

Georgina Ochoa, AMPI president

 

Reciclar la Ciudad

Para Grupo Marhnos, la reactivación de las zonas céntricas (donde antes había un ambiente próspero, con actividad comercial, áreas dinámicas y actividad en la calle) es una prioridad si se piensa en desarrollar vivienda vertical.

Francisco León, subdirector de negocios de la compañía, indicó que la sustentabilidad es la única forma de hacer viable a una ciudad que presenta un explosivo crecimiento demográfico y que se expande cada vez más hacia las periferias por la limitada oferta de vivienda en las zonas céntricas.

“Es cierto que es todo un tema y un reto el área de servicios, pero no importa qué tan caro sea, siempre va ser más barato cambiar los servicios, las tuberías o las instalaciones de drenaje dentro de una calle céntrica, que tratar de llevar los mismos servicios detrás de una montaña”.

Para dimensionar la problemática, León detalló que Guadalajara ha perdido 150 mil habitantes en los últimos 10 años “porque no hay dónde vivir. Si tu casa paterna estaba en el municipio de Guadalajara, cuando te independizas y buscas una vivienda propia, ¿a dónde te vas? La opción de vivienda en Guadalajara es muy limitada”.

Estimó que, al ritmo que vamos y de mantenerse así, para que la producción de vivienda alcance la cantidad de familias que requieren una vivienda dentro de Guadalajara, pasarán entre 15 y 20 años.

Ante esta situación, el reciclar espacios que han sido desalojados con el tiempo (como predios o construcciones abandonadas, pero que cuentan con las características para desarrollar vivienda vertical), son un nicho de oportunidad que debe aprovecharse para que la gente vuelva a habitar su ciudad.

Actualmente, Grupo Marhnos lleva a cabo tres desarrollos de vivienda vertical en Guadalajara, uno de ellos es Acervo (frente a la estación del Tren Ligero Mezquitán, a una cuadra del Parque Alcalde), con dos torres de 97 viviendas cada una. El desarrollo contempla la restauración de una antigua crujía que data de hace más de cien años.

“En la investigación que hicimos, esos eran locales comerciales de principios de 1900. Entonces, tenemos la fachada de 6 metros y eso lo vamos a restaurar e integrar como áreas públicas”. 

Dijo que el valor agregado de los proyectos es la plusvalía que se le inyecta a la zona donde son desarrollados, renovando espacios públicos y donde la gente tiene, a menos de tres kilómetros, escuelas, hospitales, iglesias, servicios básicos y otras vías de transporte que reducen costo y tiempo, como MiBici y las líneas del Tren Ligero.

Aunque las preferencias en materia de vivienda han cambiado, sobre todo en jóvenes, dijo que la demanda de estos espacios no es propia de ese sector, sino también de aquellas personas que, sin importar la edad, han encontrado una oportunidad de vivienda para mejorar su estilo de vida.

Francisco León, subdirector de negocios de Grupo Marhnos.

En Cifras:

· 57 % de la construcción de vivienda en la ZMG es vertical.
· 180 proyectos de vivienda vertical, en diferentes etapas, existen en la ZMG.
· 60 torres se construyen por año en la ZMG

Vivienda Vertical: La Tendencia de Crecer Hacia Arriba